Cómo tomar las mejores fotos en tus viajes

Hay un artículo que nunca olvidamos al viajar y al que incluso cuidamos más que a nuestros documentos y pasaporte. Sí, me refiero a la cámara fotográfica.

En otros tiempos se usaban los diarios para llevar un registro de lo que ocurría durante el viaje; en ellos se incluían tanto notas como dibujos y en ocasiones, hasta pequeños especímenes recolectados durante la travesía (como pétalos de flores u hojas de árboles).

Actualmente, la imagen puede sustituir a todo lo anterior y contar a detalle toda la historia de nuestro viaje. Por eso es que no importa si nos falta una libreta o una bolsa especial para recolectar los hallazgos del viaje; todo lo que necesitamos es un dispositivo con cámara.

No es necesario ser fotógrafo profesional para capturar imágenes que se conviertan en los mejores recuerdos de nuestras aventuras y que hasta sean dignas de imprimirse, para colgarlas en la pared de nuestro espacio preferido. Sin embargo, algunos consejos pueden ser de utilidad para que esas fotos se vean mucho mejor y no resulten sólo una sucesión de disparos hacia todo lo que se nos puso delante de la lente.

Aquí les dejo algunos tips:

  1. Observa bien tu entorno

En mis pasadas vacaciones me hospedé en uno de los hoteles en Zihuatanejo que ofrecen fabulosas vistas a la playa. En una ocasión, cuando salí a ver el atardecer, observé a una familia que se tomaba “selfies” con el mar de fondo. Estaban tan concentrados en sus poses y sonrisas, que se perdieron los mejores tonos del crepúsculo, pues justo cuando las nubes se tenían de rojo y tomaban formas espectaculares, ellos ajustaban los filtros de su celular para que la toma saliera mejor.

Pequeñas distracciones como ésas pueden hacer que se nos escapen tomas increíbles. Por ello, mi primera recomendación es que antes de salir a tomar fotos, hagas un recorrido en el que sólo observes y te maravilles con el paisaje que tu entorno ofrece. Así descubrirás las mejores vistas y también los mejores ángulos para tomarlas. Tal vez en algunos casos tengas que esperar al día siguiente para tomar la foto (por ejemplo, para capturar las mejores vistas del atardecer), pero si estas de vacaciones, no habrá mucho problema, ¿cierto?

fotos

  1. Toma tu objetivo a distintas horas del día

¿Encontraste un edificio, un sitio histórico o un rincón especial que simplemente quieres llevarte en una buena imagen? Si tienes la posibilidad, visítalo a distintas horas del día y toma varias fotos del mismo escenario; haz las tomas desde distintos ángulos e incluso a distinta altura. De esta forma, tendrás la luz en varias intensidades y en diferentes direcciones; posteriormente podrás revisar tus fotos y elegir las que más te gusten.

  1. Ensaya con composiciones

Una composición es una imagen en la que intervienen varios elementos, formando una alineación especial. Puedes encontrar esas formaciones en el entorno, sin necesidad de alterarlo; la clave está en el enfoque de la foto.

  1. Prueba una y otra vez

La ventaja de las cámaras digitales, con las que la mayoría de los viajeros contamos, es que no tienes que preocuparte por echar a perder tomas. Si una foto no te gusta, simplemente la borras. Eso sí, asegúrate de llevar una memoria extra, pues aunque tengas una con gran capacidad, créeme, acabará por llenarse.